Heroes del Silencio, Bunbury y otros recuerdos

Resulta que Heroes del Silencio es uno de los grupos españoles con mayor repercusión internacional. Han vendido 6 millones de discos, que es una pasada si hacemos el calculo a 1.500 pesetas cada uno, pero que queda eclipsado por artistas de la talla de La oreja de Van Gogh, Los del rio o Mónica Naranjo que han vendido más. Una pena lo de la música en este país.

El espíritu del vino

El caso es que Heroes del Silencio fue uno de mis primeros grupos favoritos. Me pillo en la adolescencia, con el disco El espíritu del vino en 1993.

Mi hermano y sus amigos los escuchaban antes así que ya había escuchado los primeros discos. Sin embargo, El espíritu del vino lo machaqué. Por aquel entonces viajaba con mis padres a sendos pueblos muy a menudo. Me gustaba mucho escuchar Heroes del Silencio en el viaje en coche, sobretodo si era invierno, estaba nublado o lloviendo.

Cuando grabaron Avalancha en 1995 yo ya había elegido mi disco favorito del grupo y no me convenció, es posible que mi hermano tardara en grabar la cinta, me parece que así fue. Para cuando conseguí la cinta de Avalancha ya se me habían metido por medio Soziedad Alkoholika, Pantera y Sepultura y me dejé llevar por los sonidos duros. Menudos grupos, ya os contaré. Entonces dejé El espíritu del vino entre mis discos preferidos pero compartiendo las escuchas en los días lluviosos con Demanufacture (1995) de Fear Factory.

Atendí poco a lo que hizo Bunbury, sobretodo teniendo en cuenta que empezó por Radical Sonora (1997) un disco que según Bunbury era una ruptura con todo lo anterior. Este disco le sirvió para hacer criba entre los seguidores de Heroes que no fueron capaces de aceptar el fin de la banda. Esperaban una continuación y Bunbury decidió llevarse a los fans que realmente fueran capaz de aguantar sus melodias (ralladas).

Esta foto es de su etapa en solitario.

El tema es que a Bunbury con sus posturitas de antes, su sombrero de vaquero de ahora y sus borderías de siempre parece que no se le toma del todo en serio en este país. Sinceramente, creo que hay que diferenciar a Bunbury de otros músicos como por ejemplo Ramoncín o Dani Martín.

Admiro el hecho de que un tio que ha logrado el éxito y la fama decida darse unos viajecitos el solo con su guitarrilla. Lo admiro y valoro más que el Porsche 911 Carrera de Dani Martín.

De su etapa post-heroes sacó varios discos, Radical Sonora (1997), Pequeño (1999), Flamingo´s (2002) que para el propio artista fue una evolución hasta un cierre de etapa que llegó con El viaje a ninguna parte (2004). Para Bunbury, El viaje a ninguna parte fue el disco de ruptura o de comienzo de otra etapa. No sé si es cosa de la busqueda del artista de una continua evolución o si es la mejor forma de presentarlo al público. El caso es que supuestamente plasmó ese viaje que hizo con su guitarrilla en ese disco doble.

A mi sinceramente me parecen todos los discos igual de soporiferos con alguna canción divertidilla que se salva. Es el problema que tienen para mi los cantautores, y creo que es en lo que se ha convertido Bunbury. Desconozco si él mismo se considera un cantautor o si pudiera parecerle ofensivo esa etiqueta. Es verdad que hay un grupo detrás, y es más que probable que ayuden en la composición de las canciones, pero el formato en el que se presentan es Bunbury, con su sombrero y probablemente con gafas de sol, y nadie más.

Después de El viaje a ninguna parte realizó una gira que terminó con la disolución de la banda en 2005. Bunbury se volvió desconfiado y necesitaba saber que la gente que le rodeaba estaban con él por otra cosa que no fuera la fama y el éxito del músico. Suena un poco a paranoia stalinista, pero así se cuenta. La banda El Huracán Ambulante se disolvió y Bunbury se tomó un descanso. Aprovechó entonces para realizar otros proyectos que había tenido aparcados. En 2006 graba El tiempo de las Cerezas con Nacho Vegas y otros músicos que luego compondrían su actual banda. En esta etapa también aprovechó para la fulminate vuelta de Heroes del Silencio..

Según Bunbury había varias opciones para la vuelta entre las que entraba grabar un nuevo disco o tema. Sin embargo, decidieron dar únicamente 10 grandes conciertos y terminar con buen sabor de boca. Heroes del Silencio realizaron 10 conciertos en 2007 en España, EEUU, Mexico, Argentina y Guatemala entre los que sumaron más de 500.000 espectadores. En España, el concierto en el Circuito de Cheste (Valencia) fue uno de los más multitudinarios de la música en español en el que se contabilizaron hasta 100.000 espectadores que quisieron acceder al recinto. No todos lo lograron. Mi antiguo Opel Kadett con sus ocupantes logró entrar y salir del parking del circuito sin ninguna eventualidad, como si no fuera con él la cosa.

Cuando se le preguntó a Bunbury por los motivos de su vuelta de Heroes, aludiendo al pellizquito que se llevaron, respondió que no fue la pasta la razón principal. Para él fue volver a ver a quienes fueron sus amigos por muchos años y con los que había acabado mal. Ahora podían mirarse a los ojos y reirse de las épocas pasadas y además dar un punto y final adecuado a Heroes del Silencio. Para mi esto es lo más valioso. Creo que es el final más feliz y rotundo de un grupo de música. Además tengo especial esperanza en que nunca más vuelvan a tocar, creo que es perfecto tener un final ideal en una banda de rock, y respetarlo. No se puede decir lo mismo de muchos grupos que han vuelto para mancillar su historia, o algunos que ni siquiera se han marchado del todo.

Con nueva sabia y confianza Bunbury sacó su último disco de estudio Las consecuencias (2010). Un año después publica Gran Rex (2011) grabación en directo de un concierto en Buenos Aires, según él este directo sirve para cerrar una etapa. Veremos a ver que diferente es lo que venga después.

Estamos acostumbrados en este país a la crítica infinita contra cualquier paisano con cierto éxito. Y no precisamente críticas constructivas. Heroes del Silencio encendieron su llama en 1985 cuando Bunbury tenía solo 18 años. Con 18 tenía ya 4 años de experiencia tocando distintos instrumentos en otras bandas.

Teniendo poco más de 20 años ya había dado grandes conciertos en festivales internacionales de la talla de Monster of Rock o Rock am Ring. Podría contar las canciones que ha compuesto y los grupos, discos y músicos con los que Bunbury ha participado pero no lo voy a hacer, no hace falta que lo diga para que sepáis que son muchos.

En definitiva, en mi opinión Bunbury es un gran músico. No tenemos tantos músicos en España como él. Se ha convertido en un músico de stadium rock pero con unas tablas que le hace merecedor de ese formato. Parece que lo que hace lo hace por libre y en ese sentido le da a sus conciertos y discos un aspecto auténtico y personal que no es habitual en el mundo de la música comercial. Esto es lo realmente auténtico, que Bunbury es el dueño y señor de lo que hace. No me importa que me entre sueñito con su suertecita, me importa que es un músico, aparentemente libre.

En mi opinión hay que separar a Bunbury de otros músicos de éxito similar pero dinámicas muy diferentes. Me gustaría saber cuanta inciativa toman músicos como Alejandro Sanz o Enrique Iglesias en la producción de sus discos o en la elaboración y planificación de un show en directo.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s